Publicado: 19 de Septiembre de 2017

La ceremonia fué entre paquetes de paja de estos que expulsan las cosechadoras y muchas más sorpresas creativas de las que no pudo faltar mi capacidad de observar, imaginar i realizar en dibujos rápidos. Nadie quiso perderse el suyo. Total 4:30 h sin parar.
Siempre deseo que la gente dibujada se haga una selfie con su dibujo regalado y me la envie por WhatsApp o correo, pero casi nadie piensa en ello, con lo fácil que es hacer este detallazo. A ver si con este post, nos vamos concienciando de que los artistas vivimos también de los comentarios e imágenes convincentes. Tendré que recordarselo cada vez que entrego el dibujo.